Un malware es un término general por el cual nos referimos a cualquier tipo de software malicioso, el cual está diseñado para infiltrarse en los diferentes dispositivos sin su consentimiento ni conocimiento. Existen muchos tipos de malware, cada uno busca sus objetivos en particular y de modo diferente. De todas formas, todas las variantes de malware comparten rasgos en común: trabajar de forma oculta en contra de los intereses de la persona que está siendo víctima de un ataque. 

Podemos identificar tipos de malwares, los cuales pasamos a detallar: 

  • Adware 
  • Spyware 
  • Virus 
  • Botnets (redes de robots) 
  • Troyanos 
  • Gusanos 
  • Rootkits 
  • Ramsonware 

Debemos tener en consideración que los malware no solamente amenazan a los dispositivos con Sistema Operativo Microsoft, también Mac y dispositivos móviles pueden verse afectados por estos. 

Es importante destacar que todos los virus informáticos son malware, pero no todos los malware corresponden a un virus, estos son solo un tipo de malware, aunque mucha gente emplea estos términos como sinónimos, si lo verificamos desde un punto de vista técnico, no son lo mismo. Lo podemos ver de la siguiente manera, el malware es un código malicioso, los virus informáticos que se extienden por equipo y redes. 

¿Cómo funciona el malware? 

Sea el tipo que fuese, todo malware se comporta siguiendo el mismo patrón básico, el usuario descarga o instala sin saberlo el malware y este infecta el dispositivo. 

Un gran porcentaje de infecciones se producen cuando se realiza una acción que el usuario desconoce la descarga del malware, como, por ejemplo: 

  • Dar clic en el vínculo de un correo que es de una procedencia que desconocemos 
  • Visitar sitios web no confiables 

Si lo llevamos desde la posición de un atacante, extienden el malware mediante servicios de transferencia de archivos y descargas de software gratuito que suben a páginas que ellos mismos crean para que los usuarios lo descarguen. Además, incrustan el malware en archivos torrente o en descargas populares, como lo es música, series de televisión, estrenos del cine, etc., con esto consiguen extenderlo por una base de usuarios mucho más amplia, tal como te comentamos anteriormente, los dispositivos móviles (celulares, tablets u otros), también puede verse infectado. 

Otra alternativa de infección es que se infecte una unidad usb o flash, ya que el malware se carga en el hardware interno de la unidad, es muy poco probable que el dispositivo donde se utilice sea detectado, como recomendación, nunca insertes en tu equipo una unidad USB desconocida. 

¿Qué es un virus? 

Corresponde a un tipo de programa o código malicioso que está desarrollado para modificar el funcionamiento de un equipo, además de estar diseñado para propagarse de un equipo a otro. Algunas formas de propagarse de los virus es que hayan sido adjuntado a un programa o un documento que tenga sus macros habilitadas, con el fin de ejecutar el código malicioso, el cual potencialmente puede provocar efectos dañinos en nuestros dispositivos, tanto en el Sistema Operativo o destruyendo los datos. 

¿Cómo ataca un virus? 

Cuando ya se ha adjuntado a un programa, a un archivo o a un documento, el virus puede permanecer inactivo hasta que se den las condiciones para que se ejecute el código malicioso en el dispositivo, para que un virus lo infecte, se debe ejecutar el programa infectado, como consecuencia, el código malicioso del virus se ejecutara. Es decir, que un virus puede permanecer sin ejecutarse en el equipo, no mostrando indicios de que se encuentre allí, pero cuando infecta el equipo, puede infectar a otros que se encuentren en la misma red. Estas infecciones pueden tener efectos devastadores y molestos, tanto para los usuarios, como para las compañías, como, por ejemplo: 

  • Robar contraseñas o datos 
  • Registrar lo que el usuario teclea en su equipo 
  • Dañar archivo 
  • Enviar spam a sus contactos 
  • Tomar el control de su equipo 
  • Borrar datos o provocar daños permanentes en el disco duro 

¿Cómo se propagan los virus? 

En el mundo de conectividad que vivimos, los virus pueden propagarse de muchas formas, como, por ejemplo: 

  • Mensajes de correo electrónico 
  • Descargas de archivos de internet 
  • Descargas de aplicaciones no oficiales en smartphone 
  • Vínculos con estafas 

Para evitar que un virus logre infectar nuestros dispositivos, es fundamental tomar las precauciones correspondientes al navegar por Internet, como, por ejemplo: 

  • Descargar archivos o abrir vínculos o archivos adjuntos de remitentes que no conocemos. 
  • Jamás descargue archivos adjuntos de correo electrónico que no espera o descargar archivos de sitios web en los que no confía. 
  • Utilice siempre un antivirus licenciado, además de verificar que cuenta con las ultimas actualizaciones 
  • Tenga su equipo con las ultimas actualizaciones de seguridad 
Menú de cierre