En las últimas semanas se aumentó la alerta de seguridad por parte del gobierno debido a un ataque ransomware a una importante entidad bancaria, junto a eso, se han incrementado la cantidad de correos fraudulentos que incluso disfrazan su real origen ingresando un dominio conocido en el remitente y no es fácil de identificar a simple vista, por ejemplo:

En caso de que recibas un correo de tu entidad bancaria, y que parezca sospechoso, ve qué dirección otorga al intentar responderlo, en caso de que su dominio o dirección de correo cambie al realizar esta acción no intentes descargar archivos adjuntos y déjalo en spam o comunícate con los fonos oficiales de tu banco. 

Si recibes un correo electrónico de un banco del que no eres cliente alertando de una operación sospechosa, no abras ningún enlace ni descargues archivos adjuntos, marca el correo como spam y comunícate con el banco para informar la situación.

Antes de abrir algún enlace, verifica que no sea de un sitio web de distinto nombre al de tu banco o sin https arrastrando el puntero sobre el enlace sin hacer clic: 

Ejemplo de correo phishing, que incluso contiene faltas de ortografía..
Menú de cierre