¿Son estas cámaras lo suficientemente seguras desde su diseño? ¿Qué pasa si una cámara inteligente comienza a espiar, en vez de vigilar la casa?


Las cámaras inteligentes incorporan muchas funcionalidades que ofrecen a los usuarios distintas posibilidades como los siguientes ejemplos:

  • Estar siempre conectadas con la familia para cuidar o vigilar a los hijos que se encuentran en diferentes espacios del hogar.
  • Como sistema de seguridad para el hogar o la empresa, hasta el auto.

Pero ¿son estas cámaras lo suficientemente seguras desde su diseño? ¿Qué pasa si una cámara inteligente comienza a espiar, en vez de vigilar la casa?

Algunos análisis han demostrado que las cámaras inteligentes tienden a tener vulnerabilidades de seguridad de distinta gravedad. Estos análisis han demostrado que no una, sino toda una serie de cámaras inteligentes eran vulnerables a ataques remotos debido al diseño inseguro de un sistema de cloud-backbone que se creó inicialmente para que los propietarios de esas cámaras pudieran acceder remotamente al vídeo desde sus dispositivos.

Al explotar estas vulnerabilidades, los usuarios maliciosos podrían ejecutar los siguientes ataques:

  • Acceder a las funcionalidades de vídeo y audio desde cualquier cámara conectada al servicio cloud vulnerable.
  • Obtener acceso a una cámara y usarlo como punto de entrada para otros ataques a otros dispositivos en redes locales y externas.
  • Cargar y ejecutar de forma remota código malicioso arbitrario en las cámaras.
  • Robar información personal como las cuentas de redes sociales de los usuarios y la información que se utiliza para enviar notificaciones a los usuarios.
Photo by Tobias Tullius on Unsplash

Los expertos detectaron que la forma en que las cámaras interactúan con el servicio en la nube era insegura y estaba abierta a una interferencia relativamente sencilla. También descubrieron que la arquitectura del servicio cloud en sí misma era vulnerable a las interferencias externas.

Es importante destacar que este tipo de ataque sólo es posible si los ciberdelincuentes conocen el número de serie de la cámara. Sin embargo, la forma en que se generan los números de serie es relativamente sencilla de encontrar a través de simples ataques de fuerza bruta: el sistema de registro de la cámara no tiene protección.

Se pudieron identificar casi 2.000 cámaras vulnerables trabajando online, pero sólo eran las cámaras que tenían su propia dirección IP, por lo que estaban directamente disponibles a través de Internet. El número real de dispositivos vulnerables podría ser mayor.

Además, los analistas encontraron una funcionalidad no registrada que probablemente usaba el fabricante para pruebas de producción. Los ciberdelincuentes podrían aprovechar esta funcionalidad para enviar señales erróneas a cualquier cámara o cambiar las órdenes. Además, dicha funcionalidad en sí misma también es vulnerable. El fabricante ya ha resuelto esta vulnerabilidad y eliminado esta funcionalidad.


Recomendaciones:

  • Cambiar siempre la contraseña predeterminada. Utilizar una compleja en su lugar y no olvidar actualizarla regularmente.
  • Prestar mucha atención a los problemas de seguridad de los dispositivos inteligentes antes de comprar otro para la casa u oficina. La información sobre las vulnerabilidades descubiertas y parcheadas suele estar disponible online y a menudo es muy fácil de encontrar.
Menú de cierre