¡¡¡ENHORABUENA!!!  ¡¡¡HA SIDO SELECCIONADO PARA GANAR UN IPHONE GRATIS!!!

¡¡¡HAGA CLIC AQUÍ!!!

¿Te parece conocido?¿Has estado alguna vez navegando en Internet y aparecen este tipo de mensajes? Si es así entonces es probable que tengas en tu sistema un tipo particular de Malware  llamado Adware. Su nombre se debe a la contracción del término sajón «Advertising-Supported software», y cuya traducción al español sería «Programa Apoyado con Propaganda». Un Adware básicamente es una aplicación que basa su funcionamiento en la recolección, mediante ciertos sitios dedicados a este fin, de publicidad que será ejecutada luego de la instalación del mismo, o que puede llegar a ser mostrada al usuario durante la ejecución del programa. Lo que busca es mostrar publicidad, redirigir solicitudes de búsqueda a sitios web de publicidad y recopilar datos comerciales de ti (como los sitios web revisados) para mostrar avisos personalizados. Importante, el Adware no se detiene si cambias de navegador: el Adware reside en el propio sistema operativo, por lo que los anuncios seguirán ahí, no importa la aplicación que utilices para navegar.

Es posible que veas muchos anuncios sospechosos en línea que no son necesariamente Adware. El Adware reside en el sistema y muestra anuncios desde el interior. Especialmente en sitios turbios por llamarlos de alguna manera, como por ejemplo una plataforma ilegal de streaming, puedes ver muchos anuncios sospechosos que no son Adware. Es probable que al hacer clic en estos anuncios conduzca a la descarga de Malware u otros problemas.

¿Que efectos tiene el Adware?

Cada tipo de Adware tiene características y comportamientos maliciosos propios: algunos bombardean con anuncios, otros descargan complementos o aplicaciones no solicitadas, otros rastrean tu actividad en Internet e informan a su propietario para vender esta información a terceros. Aunque el Adware puede ser poco agresivo en comparación con otros tipos de Malware, como el Ransomware, sí puede resultar bastante molesto.

Algunos Adware actúan incluso como un ataque de tipo “man-in-the-middle” y redirige todo el tráfico del usuario a través de su propio sistema, incluso en conexiones HTTPS (que deberían ser seguras). Resulta alarmante cuando se considera que este comportamiento podría dejar expuestas tus compras y tu actividad de banca en línea ante el desarrollador del Adware.

Además, el Adware consume capacidad de procesamiento. La descarga y ejecución de anuncios sobrecarga el dispositivo y lo ralentiza. Y si el dispositivo afectado es móvil, toda esa publicidad supondrá un gasto adicional de datos.

¿Cómo saber si tengo un Adware?

¡Muchos Anuncios! El más claro indicador de la presencia de Adware es, por supuesto, un montón de publicidad que aparece en cuanto se intenta principalmente navegar por Internet. Estos son otros síntomas que permiten diagnosticar una infección con Adware:

  • El navegador tiene un aspecto distinto, con otra página de inicio, una nueva barra de tareas o un nuevo complemento o extensión que seguro tú no has instalado.
  • Aparecen nuevas aplicaciones o programas que tú no has descargado.
  • El navegador funciona mucho más lento de lo habitual y se bloquea frecuentemente.
  • Los sitios que comúnmente visitas tienen un aspecto distinto, o se te redirige a páginas extrañas cuando intentas navegar.

¿Cómo prevenirlo?

Al igual que todos los otros tipos de Malware, es más fácil prevenirlo que eliminarlo. Algunas medidas que podemos tomar para prevenir la propagación del Adware son:

  • Utilizar un bloqueador de publicidad confiable: Un bloqueador de publicidad previene anuncios mientras navegas, lo que puede eliminar las descargas de paso desde sitios web infectados.
  • No dar clic en anuncios que parezcan demasiado buenos: Cualquier aviso que ofrezca un iPhone gratis o algo aparentemente increíble es, muy probablemente, una estafa.
  • Ignorar falsas advertencias: De igual manera, los mensajes emergentes parpadeantes y llenos de signos de exclamación que avisan de virus son seguramente falsos.
  • Evitar sitios web sospechosos: Evitar los sitios web ilegítimos, más aún si realizas compras en línea.
  • Ajustar la configuración de privacidad del navegador: Dependiendo del navegador que utilizas, deberías poder prevenir que terceros instalen sin tu consentimiento elementos como barras de tareas.



Menú de cierre